sábado, 14 de mayo de 2016

PLANTACIÓN DE TOMATES III PARTE Y CUBIERTA DE PROTECCIÓN


Buenas, con esta tercera parte vamos a dar por finalizada la plantación de tomates, a la espera que nos den una buena producción y los menos problemas posibles.
En la parte I y II estuvimos viendo como llevar a cabo la realización de un semillero y posteriormente su repicado, dejando las plántulas en bandejas para su desarrollo radical y control antes de pasar al terreno definitivo.
Como hemos comentado en anteriores ocasiones, el cultivo que realizamos siempre es ecologico con su correspondiente certificación y utilización de semillas propias de anteriores cultivos y guardadas en nuestro propio banco de semillas.
Después de esta matización, y que viene al caso para explicar la realización de esta protección del cultivo, mediante la utilización y reciclaje de mantas utilizadas para la recolección de aceituna, que ya están estropeadas o viejas.
Bueno pues, debido a que los últimos tres años hemos tenido varias granizadas que nos han dañado las tomateras, y que el año pasado tuvimos una plaga de saltamontes que aún nos complico más el asunto. Este año vamos a realizar la plantación dentro de una cubierta hecha a partir de las mantas.

Materiales: Como hemos dicho anteriormente, una o varias mantas viejas.                                     Manguera de 32 mm, la cual puede ser de presión o no, yo recomiendo que cuanto más rígida mejor.                       Varillas que pueden ser también recicladas de tubería de agua de hierro, o si la economía lo permite de hierro corrugado, la medida deberá ser de entre 1,80 a 2 m para poder dejar mejor el arco de paso.                                       Cañas para montar el soporte de la manta.                                                 Alambre para atar, también se puede hacer con bridas, pero corres el riesgo que el sol las reseque y rompan.
Listones de madera para la puerta, y unos puntales para dejar la estructura fija para que el aire,el cual sopla con ganas en esta zona, no destroce el invento.

También hará falta una maza para claval las varillas, un pico o azada para hacer las zanjas, y unos alicate para apretar y cortar alambre.         El que vamos a realizar nosotros le vamos a dar 2,60 m de ancho, 10 m de largo y el alto nos lo dará la tubería que la cortaremos a 6 m de longitud. Con estas medidas se puede trabajar bien por dentro y hacer dos filas de plantación, con separación para poder pasar entre ellas.      Clavaremos las piquetas (varillas) a una distancia de 1m cada una como mucho, e introduciremos la tubería en ellas haciendo un arco con la que estará en el otro lado. Una vez hecho esto tendremos que ir forjando una estructura entrelazando cañas y uniéndolas unas con otras. En las esquinas podemos clavar alguna caña y doblarla uniéndola a la estructura para darle más fuerza, esto se ira viendo conforme se vaya montando.                                                               Una vez montada la estructura llega el momento de hacer las zanjas alrededor de todo el bloque para poder sujetar las mantas al suelo y al mismo tiempo ayuden a hacer más fuerte.

                                             
Cruce de cañas en la parte interior de la estructura

Zanja alrededor





Introducción de manta en zanja
colocación de caña en suelo

Colocaremos la manta primero en un lado de la zanja, y tendremos la precaución de enrollarla con una caña antes de echar la tierra encima y pisarla para que haga fuerte.
Luego haremos lo mismo en el lado contrario estirando la manta para que quede tensa, y acordándonos de poner la caña antes de tapar.
Como vamos viendo empieza a parecerse a algo e iremos viendo donde nos hace falta poner algún refuerzo.
Compost
No debemos de olvidarnos que antes de terminar el cerramiento, tenemos que preparar el terreno que habrá quedado duro después de tanto pisar.
Nosotros vamos a aprovechar para vaciar la compostera que tenemos llena de años anteriores, y así volveremos a ir llenándola con restos de cultivo y el estiércol de nuestros animales.
Como se puede ver tiene un color estupendo y un olor maravilloso.
Una vez esparcido todo el abonado de fondo, labraremos el terreno, el cual veremos que se queda mullido y listo para plantar.
En este caso vamos a hacer los caballones y lo acolcharemos en lugar de con paja con plástico (aunque nos guste mas la paja) , debido a que aquí el riego lo haremos a manta, y arrastraria la paja.
De todos modos también sirve para ver otras variantes

 Ahora ya a llegado el momento de coger los plantones que tenemos en la bandeja y poner en el lugar definitivo, dando por finalizada la plantación.
Hay que comentar que entre las tomateras hemos plantado albahaca, melisa y tajetes para que nos ayuden en la lucha contra los enemigos naturales.
Ahora ya podemos poner los puntales que faltaban e ir preparando la puerta.
Para la puerta vamos a gastar dos listones de 1,80 m y 3 de  90 cm ya que así nos cabe bien la maquinaria para poder trabajar la tierra para posteriores plantaciones.
Clavamos los listones entre si y los forramos con restos de la manta. Pondremos unas bisagras para poder abrir la puerta y un cierre para que cuando cerremos se quede totalmente hermético impidiendo el paso a insectos no deseados.
Y con esto ya tendremos las tomateras plantadas y protegidas contra inclemencias climáticas, al mismo tiempo que deja pasar la luz y el aire, resguardando de limacos e insectos perjudiciales.
Espero lo veáis interesante y os animáis a hacerlo.

Finalización del trabajo
Ya se ve algún tomate
Flores